El Post

intervención

La Superintendencia Nacional de Salud anunció el pasado jueves 3 de noviembre que finalizó la intervención de los hospitales Julio Méndez Barreneche y Alejandro Próspero Reverend, en el Magdalena. Estos quedarán a cargo de las administraciones de Santa Marta y su departamento.

El Hospital Julio Méndez Barreneche duró intervenida 2 años y 6 meses, mientras que el Hospital Alejandro Próspero Reverend, estuvo también intervenida 3 años y 5 meses durante el mismo proceso.

Por su parte, los hospitales deberán hacer entrega de los bienes y realizar un empalme con los nuevos representantes legales que designen las administraciones de Santa Marta y el Magdalena.

De acuerdo con Supersalud, en el Julio Méndez se evidenció una pérdida operacional de $ 5.290 millones, un valor de la cartera por venta de servicios por $112.021 millones a agosto de 2022 y un pasivo por $67.466 millones. Y el patrimonio del hospital bajó, al pasar de $211.263 millones en 2020 a $177.165 millones en 2022.

En el caso del Hospital Alejandro Próspero se presentó la prestación de su servicio al 75% de sus sedes habilitadas. La facturación mensual, que al comienzo de la medida estaba en 2.687 millones de pesos, se ubicó en 3.213 millones de pesos para agosto de 2022. Finalmente, el patrimonio del hospital tuvo una disminución en la etapa de intervención, al pasar de $23.885 millones en 2019 a $10.373 millones en agosto de 2022.