El Post

29/09/2022 9:19 pm
Especialización en Derecho Penal Universidad Sergio Arboleda

La ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, asistió a la radicación del proyecto de ley que cierra la puerta al ‘fracking’ en el país.

“Hoy estamos iniciando el camino de cumplimiento de ese compromiso político y esa posición de que en Colombia no entra la técnica del fracking y las técnicas de yacimientos no convencionales. No es lógico que, si queremos iniciar una transición energética, vayamos a profundizar la dependencia de combustibles fósiles con técnicas de altísima incertidumbre e impacto social y ambiental”, afirmó la Ministra.

 Con esta iniciativa legislativa, el Gobierno en pleno, a través de la cartera ambiental, el Ministerio de Minas y Energía, congresistas, organizaciones socioambientales y la Alianza Colombia Libre de Fracking, entre otros representantes de la sociedad civil, busca fortalecer la protección del medio ambiente y la salud de las futuras generaciones.

También se propone prevenir los conflictos socioambientales asociados al fracking y cumplir con los compromisos internacionales plasmados en el Acuerdo de París, ratificado por Colombia.

De convertirse en ley este proyecto, en Colombia se prohibiría expresamente la exploración y producción de hidrocarburos provenientes de yacimientos no convencionales; la suscripción, adición u otorgación de contratos, concesiones, licencias y permisos ambientales para dichas explotaciones y el fracking. Además, también se reformularía la política de transición energética.

¿Qué es fracking?

El Fracturamiento Hidráulico Multietapa (fracking) es la técnica con la que se realiza la inyección, en más de tres etapas, de un fluido compuesto por agua, propante y aditivos químicos, con el objetivo de generar o inducir fracturas en las rocas de los yacimientos no convencionales para facilitar el flujo de la formación productora.

Cabe resaltar que este proyecto de ley, que será debatido próximamente en la Comisión Quinta del Senado de la República, no afectará la explotación de los yacimientos convencionales que hoy se encuentran operando en el país.