El Post

Desconcertados se encuentran los habitantes de Santa Marta tras conocer el Decreto 211 expedido el 6 de septiembre del presente año, en el que la Alcaldía Distrital autoriza el aumento de pasajes en los vehículos de transporte público colectivo.

De acuerdo con las disposiciones de la alcaldesa Virna Johnson, las tarifas que aplicarán a partir del 15 de septiembre serán las siguientes:  buses sin aire $ 2.150 y buses con aire acondicionado $ 2.200.

Pero esto no es todo. A partir de enero de 2023, habrá un incremento adicional de 200 pesos a la tarifa establecida para la fecha. Es decir, el año entrante las tarifas serán: buses sin aire: $2.300 y buses con aire acondicionado $ 2.400.

 Molestia de usuarios

La mayoría de los usuarios de transporte público colectivo expresaron su inconformismo pues aseguran que es un “premio” a este gremio de la ciudad.

Lea también: Universitarios exigen a la Alcaldía de Santa Marta ‘Tarifa diferencial ya’

Indicaron que es necesario que los agentes de Tránsito del Distrito realicen operativos para controlar el exceso de velocidad de los conductores de buses de la Ciudad.

Así mismo aseguran que muchos de los conductores muestran actitudes groseras con los usuarios, por lo que sostienen que no es un buen momento para el reajuste a las tarifas.

A través de las redes sociales los samarios indicaron que el reajuste no fue puesto en consideración de los usuarios y que, por el contrario, la Administración Distrital actuó de espaldas a la población.