El Post

02/07/2022 12:54 pm

Con toda la ansiedad que genera un partido decisivo, la Selección Colombia de mayores llegó a suelo venezolano para enfrentar el último compromiso de la eliminatoria al Mundial de Catar 2022, sin embargo ningún jugador ni miembro del cuerpo técnico esperaba los excesivos controles de las autoridades locales.

Los hechos

Todo ocurrió en Puerto Ordaz, allí arribó la Selección Colombia este lunes en la tarde. De acuerdo con algunos periodistas y jugadores, los controles en el aeropuerto fueron “excesivamente demorados” y terminaron retrasando el itinerario de los cafeteros, que aspiran alcanzar el repechaje.

La delegación nacional estuvo retenida alrededor de dos horas en el aeropuerto. Las autoridades revisaron minuciosamente los equipajes de la Selección y también demoraron la toma de pruebas de COVID-19.

¿Guerra psicológica o protocolo estricto?

Para algunos fanáticos del fútbol, esa forma de proceder por parte de los funcionarios del aeropuerto son una maniobra para incomodar a los jugadores colombianos y empezar a desgastarlos desde antes del partido programado para las 6:30 P.M. (hora colombiana).

Fue demasiado el tiempo que los deportistas tuvieron que esperar en la terminal aérea para poder subirse al bus que los llevaría al hotel en el que descansarían.

La esperanza por el repechaje

Cabe resaltar que Colombia clasifica al repechaje solo si gana su partido de visitante a Venezuela y Perú, jugando de local, pierde o empata contra Paraguay. El otro con posibilidades en Chile pero debe ganar y esperar que Perú y Colombia no sumen.

El repechaje de las Eliminatorias Conmebol se juega ‘a muerte’ en la última fecha y, a juzgar por lo ocurrido en Venezuela, hasta las autoridades de un país ya eliminado juegan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.