El Post

Dos chiveras de Santa Marta fueron intervenidas por las autoridades, en atención a las denuncias de la comunidad quienes alertaron que en estos lugares tenían varias rejillas de desagüe y tapas de alcantarillado que han sido hurtadas en varios sectores de la Ciudad.

Durante el operativo interinstitucional, las autoridades descubrieron que los establecimientos habían falsificado los permisos expedidos por Salud, Planeación y Bomberos, incurriendo en el delito de falsedad en documento público, por lo que fueron detenidas dos personas.

Así mismo, en las inspecciones adelantadas en los negocios, hallaron presencia de roedores e infracciones a normas de salubridad pública.

Sobre estos hallazgos, la alcaldesa Virna Johnson aseguró que se trata de “una mafia”.  

Los robos de las rejillas de desagüe y tapas de alcantarilla provocan trampas mortales en las principales vías, generando accidentes que han sido denunciados por la ciudadanía a través de las redes sociales.

Hay que destacar que la venta y comercialización de artículos hurtados es un delito contemplado en el Código Penal Colombiano que contempla penas de entre cuatro y doce años y multa de seis a setecientos cincuenta salarios mínimos legales mensuales vigentes.