El Post

En la ciudad de Valledupar, en un partido amistoso de fin de año, el futbolista samario Jarlan Barrera fue objeto de una pancarta con un mensaje de pocos amigos.

Mientras el volante que hoy milita en el Atlético Nacional intentaba dar buenos pases dentro del campo, un grupo de hinchas del Junior que había llegado hasta la cancha sintética ‘José Fernando Cuadrado’ del barrio Las Flores, sacó una pancarta que decía: “Jarlan cagón”.

Sin embargo, en la misma escena estaba otro protagonista. Vladimir Hernández quien fue recientemente confirmado como jugador de Junior también recibió una pancarta. Esta sí de amor.

En ‘el trapo’ se podía leer “Vlado, eterno 16”. La hinchada juniorista en Valledupar reconocía y aplaudía el retorno del pequeñín volante al cuadro tiburón.

Afortunadamente para el espectáculo, el tema de las pancartas no pasó a mayores y los ‘vallenatos’ que llegaron a ver el partido de las estrellas, pudieron disfrutar de ambos jugadores.